¿Por qué es importante para nosotras?

Los niños vienen a este mundo capacitados para aprender música por si mismos. La respiración, su cuerpo en movimiento, su voz, son las primeras señales de que algo rítmico, sonoro y armonioso puja por expresarse. Cada niño nace con una inteligencia musical que necesita de estímulo y alimento para poder desarrollarse y permitirles disfrutar de la música durante toda su vida.

En estas edades (de 0 a 36 meses) no se trata de “enseñar” música a los niños, ni mucho menos de darles explicaciones sobre ella, simplemente hay que crear un mundo lleno de riqueza sonora, de experiencias vivificantes, de interacciones adecuadas para permitirles ir secuenciando su propio aprendizaje.

En las sesiones de música ofrecemos una variedad de canciones y recitados en diferentes modos y métricas.

La educación musical temprana incide directamente en las facultades humanas: favorece el crecimiento mental y emocional, desarrolla la sensibilidad, la voluntad, la inteligencia, la imaginación y la apreciación de la belleza.

Trabajamos con diferentes instrumentos musicales de pequeña percusión y materiales como pañuelos de nylon de colores, saquitos de psicomotricidad, pelotas blandas de diferentes tamaños, huevos sonoros, marionetas de animales, líquido de pompas, baquetas, guitarra, metalonotas, silbato tren, brazaletes con cascabeles, sonajeros, maracas, láminas resonadoras, campanas, claves, panderos, panderetas, pandero de reunión, crótalos, triángulos, palo de agua, güiros, platillos, cinta cooperativa y música grabada.

 

Los objetivos principales de la Educación Musical en la primera infancia son los siguientes:

– Desarrollar la inteligencia musical de los niños desde el comienzo de la vida.

– Potenciar la expresividad de las emociones y sentimientos a través de la música.

– Ofrecer un repertorio musical rico y variado en modos y ritmos

– Aumentar la sensibilidad y la creatividad.

– Incrementar sus aptitudes musicales para facilitar el posterior aprendizaje de un instrumento.

– Amar la música y generar curiosidad hacia ella con ganas de seguir aprendiendo.