Aprender a vivir en paz con la familia, la comunidad y la tierra

Bienvenidos a nuestros espacios

No sólo es importante lo que se aprende sino el lugar en el que lo aprendemos. Por eso en nuestra Guarde del Huerto el ambiente que ofrecemos a nuestros niños se refleja en unas aulas luminosas, cáldas y soleadas donde sentirse y crecer como en casa.

Aula Nido

Espacio de exploración en un ambiente seguro de descanso, juego y libertad de movimiento, para niños desde cuatro meses, hasta que caminan de forma autónoma.

En nuestro nido acogemos afectuosamente disintos tipos de crianza dentro de nuestra Burbuja emocional primera acogida que acompaña especialmente al bebé y a sus papás en el que sabemos dificil paso de la separación con mucho cariño y un profundo respeto.

Aula de los Medianos

Para los niños que caminan de forma autónoma llega el momento de descubrir y explorar su entorno y las relaciones con sus iguales. 

Es un tiempo muy especial marcado por la necesidad de moverse y ejercitar todo su cuerpo para poco a poco ir haciéndose con él.

Igualmente salen del balbuceo para comenzar a expresarse con su legüita de trapo que se convierte junto con su expresividad en el medio de intentar comunicar sus necesidades.

En su aula de medianos encontrarán todos los materiales y actividades adecuadas para su desarrollo y su necesidad de movimiento.

Aula de Mayores

De los dos a los tres años ya se ha conseguido un dominio mayor del cuerpo y el lenguaje ha comenzado a considerarse una herramienta muy valiosa.

Igualmente las relaciones con los amigos entran en un momento más estrecho y se empiezan a observar y a trabajar las emociones y la empatía.

En este momento el huerto se convierte en un recurso educativo ideal para que nuestros niños conecten con la tierra. Una hermosa herramienta para que  puedan conocer de manera práctica las distintas tareas que han de realizarse para el cultivo de frutas y hortalizas, y así, inculcarles desde edades muy tempranas el respeto por la naturaleza.

Cuidando nuestras raíces cuidamos nuestra infancia.