Es un menú elaborado por nuestros nutricionistas de cabecera, resultado de un amplio estudio realizado exclusivamente para nosotros con el fin de orientarnos acertadamente a la hora de cocinar y dar de comer a los más pequeños.

Los niños educan su paladar introduciendo sabores y texturas poco a poco, por eso debemos ofrecerles platos atractivos, que les apetezca probar sin renunciar por supuesto a la dieta sana y equilibrada que les aporte lo necesario para su crecimiento.

Fruta y verdura variada (no sólo las habituales sino también boniato, espárragos trigueros, tomate, brécol) son la base de un menú que le apetecería comer también a un adulto: variado, completo, atractivo en el que predomina el pescado sobre la carne y en el que introducimos la quinoa por sus propiedades nutricionales y sus beneficios para la salud.

En La Guarde del Huerto sabemos que no sólo es importante qué come un niño sino también quién le da de comer, por eso cuidamos nuestro comedor con mimo y ponemos mucha atención cuidando la relación de los pequeños con la comida.