Desde el blog de la Guarde del Huerto, escuela infantil Montessori en Madrid, te queremos proporcionar unos prácticos consejos que te ayudarán e inspirarán a la hora de adaptar y decorar la habitación de juego de tus peques siguiendo los cinco pilares principales del método Montessori

  • Simplicidad: En la habitación todo debe estar enfocado al desarrollo del niño, para ello necesitaremos un espacio lo más diáfano posible, que facilite su libertad de movimiento. Un suelo despejado con alfombras y algunos cojines de tonos suaves, por ejemplo, ayudará a la creación de un espacio abierto donde el niño pueda experimentar y evolucionar con libertad y seguridad. Los colores neutros, habituales en la enseñanza Montessori, nos proporcionarán toda la calidez y armonía necesaria.

 

Niño jugando con una maceta por primera vez

Punto 2: Orden…

 

  • Orden: El orden es esencial para que los niños puedan sentirse rodeados dentro de un ambiente seguro y relajado, así como también resulta fundamental para que los niños puedan coger, usar y recoger sus juguetes, cuentos, ropa y demás objetos propios de manera libre e independiente. Hay que crear un espacio de juego que tenga en cuenta las cestas, las cajas y los cajones como buenos aliados a la hora de crear una habitación organizada pero accesible. También puede ser buena idea rotar sus juguetes semanalmente, así no sobrecargaremos la habitación con demasiados estímulos pero siempre habrá algún objeto disponible que capte su atención.

 

  • Autonomía: Se trata de crear un espacio de juego para facilitar su desarrollo significa facilitar su autonomía. Un niño que aprende cosas por él mismo es un niño más independiente y seguro de sí mismo. Trata de poner siempre que sea posible las soluciones a su alcance. De nada sirve tener los cuentos guardados en una estantería si es poco accesible para ellos o mantener los juguetes cerrados con gavetas o cajones todavía demasiado costosos de abrir para su edad.

 

  • Libertad: Estimular la creatividad y el aprendizaje a través de un espacio libre y propio, es fundamental para el método Montessori. El espacio es también un educador y todo debe estar pensado en él como tal, facilitando un desarrollo libre y el poder reconocerse como individuo. Evoluciona la habitación a la par que sus necesidades poniéndolo todo a su altura, espejos, pizarras, ábacos, etc.

 

  • Accesibilidad: Al crear un espacio de juego, añade solo algunos muebles básicos pero útiles. Puede ser buena idea crear un salón de lectura aprovechando una esquina, recuerda que esté bien iluminado y con una librería baja, donde puedan escoger libremente su lectura favorita. Dispón perchas a su altura, un zapatero accesible, una cama baja… Con eso facilitaremos que el niño disponga de la accesibilidad que necesita, a menudo el mundo está pensado para los adultos así que es importante que los niños dispongan también de un espacio propio a su medida, donde poder encender y apagar la luz, escoger sus zapatos, acostarse o levantarse, y poder disfrutar así de la mayor accesibilidad y libertad de movimiento posible.

En la Guarde del Huerto, escuela infantil Montessori en Madrid, damos mucha importancia a los distintos ambientes en los que se desarrollan nuestros peques, creando espacios de exploración cálidos y accesibles así como módulos evolutivos especialmente pensados para cubrir sus diferentes necesidades. Si quieres saber más sobre la metodología Montessori y venir a conocer nuestros distintos espacios Montessori, no dudes en contactarnos.